¡Hola a todo el mundo! Después de (¿Qué han sido, dos, tres años ya?) vuelvo a escribir para cubrir una trascendente necesidad de compartir el propio conocimiento con otra gente. Eso, o al menos ponerlo aquí para fingir que no estoy hablando solo… La naturaleza del tema del libro la hace difícil de incluir en una conversación que no sea de la revolución mexicana.

¿Historia, entonces? Así es, me temo. Hace ya un año dejé las novelas atrás, vendiéndolas todas en un bazar organizado por una feria anual del libro. Una gran mayoría se fue en manos de gente queriendo iniciarse en la lectura, lo cual es bueno, y otras queriendo buscar conocimiento, lo cual es mejor. Justifico esta acción con algo que sonará un poco arrogante, pero que es la verdad. Considero que dejé atrás las novelas, porque, viendo pasar el tiempo, observé que las novelas eran un impedimento para desarrollar mi verdadera vocación: la filosofía. Así que a partir de ese momento decidí leer (aunque, confieso, he avanzado poco) solamente libros relacionados.

Hace unos días fue la FIL (Feria Internacional del Libro) en Guadalajara, México. Mi papá fue y regresó cargado de unos cuantos libros (algunas decenas de kilos queda mejor). De tantos que inician a la filosofía, el primero que me llama la atención resulta ser de historia ¡De historia! El título México Bárbaro atrapó mi atención en cuanto lo vi, además de otra pequeña peculiaridad, está escrita por un ciudadano estadounidense, llamado John Kenneth Turner.

¿Por qué un americano escribiría una crónica sobre México? El libro se ubica en el inicio de la época de la Revolución Mexicana (1910-11), y es relatado en primera persona por el periodista (originalmente los capítulos iban a ser publicados como artículos en una revista de época), que dice haber vivido todo lo que allí se cuenta.

Al leer los primeros capítulos, el libro me atrapó. No había leído nada más crudo… y, de forma increíble para mi, el autor sugería fuertemente que lo que ahí se plasmaba era la realidad. Los primeros capítulos, también, respondieron a mi pregunta del párrafo anterior. Nadie que no hubiera sido extranjero hubiera podido jamás capturar los verdaderos sucesos en México durante la dictadura de Porfirio Díaz.

México Bárbaro es una crónica que cuenta la revolución desde otro punto de vista. ¿Algún compatriota por aquí? Si sí, deberá sentirse identificado conmigo, en cuanto a estar hasta el tope (primaria, secundaria, incluso preparatoria) de historia de nuestro país. Este libro cuenta las cosas desde un ángulo distinto, el ángulo del pueblo, lo que le da una frescura a la historia que es bastante atrayente.

Este libro es una obra de sangre, esclavitud, lágrimas y subordinación. Es una historia de muerte, dolor y robos. Es lo que el gringo consideraba el “sentir” del pueblo mexicano.

Si en esta obra hay alguna falla, es la falta de fuentes confiables. Carece de algún soporte, además de su juramento (bajo su propia experiencia) y las citas a entrevistas o reportes policiacos NO referenciados. Es imposible en estos puntos conservar la objetividad. Si hemos de creer al autor, el escenario es demasiado cruel para mantener una compostura.

Mi propósito al contarles sobre este libro (y progresivamente sobre algunos otros) es alentarlos a la lectura de obras culturales importantes. Esto no es tanto una reseña, es más bien una invitación a la verdadera lectura. Una lectura más allá de los límites intelectuales de las novelas no cultas.

(Sí, eso significa que la calificación es innecesaria. Por mi, todos estos libros tendrían 10/10).

Sin más que decir, leeré mi próximo libro, que tengo varios, muchísimos en la agenda.

Dios los bendiga

Atte.

L´examinateur