Entre las pocas películas que he visto, dada mi desidia, se encuentran algunas hechas por un estudio de animación conocido gracias a su alta calidad en largometrajes, sus recurrentes nominaciones a los óscares y por ser un estandarte en creación de filmes anime: “Studio Ghibli”. Los principales directores de este estudio, Hayao Miyazaki e Isao Takahata, han creado varias obras notables de mención y de remembranza.

¿Cuál es la mecánica que le ha permitido convertirse en el modelo a seguir por parte de las animaciones japonesas? Mantenerse fiel a un estilo propio, el estilo de Miyazaki y Takahata. Studio Ghibli está compuesta por películas que, en su mayoría, juegan con lo fantástico, la imaginación, lo surrealista y lo irreal. Se agrega una historia, que a pesar de sus elementos fantásticos no pierde conexión con los problemas de esta realidad, un soundtrack de calidad y una animación precisa que acompañen la narración. De esta manera, y a través de procesos creativos bastante complejos, me permito creer que nace una de estas películas. Recomiendo ampliamente verificar este proceso personalmente viendo una del puñado que existen.

En cuanto a las películas específicas que yo he visto, las listaré a continuación y pondré una pequeña crítica a cada una. No están puestas en ningún orden en especial:

1.- El castillo en el cielo. Esta película, considerada como la segunda de este estudio, es una bella historia con elementos fantásticos y de ciencia ficción. Habla de una civilización extinta, cuya residencia era un castillo volador: La ciudad flotante de “Laputa”. Su animación y música son memorables, así como el relato que cuenta. Los protagonistas, Pazu y Sheeta, están bien desarrollados y el final deja un gusto agradable. Una de mis favoritas.

2.- Mi vecino Totoro. Largometraje que mezcla realidad y ficción mitológica japonesa de una manera contrastante y a la vez homogénea. Dos pequeñas niñas (Mei y Satsuke) y su padre (Tatsuo) se mudan a una casa en un ambiente rural por la condición débil de su madre (Yasuko), ubicada en un hospital. Estando cerca del bosque, las niñas se encuentran con el espíritu protector del bosque, al cual nombran “Totoro”. Es una bella producción digna de verse aunque, considero, puede ser tomada por muchos como infantil.

3.- El viaje de Chihiro. Ganadora del Óscar a mejor película de animación en 2003 (ganando el puesto a otras buenas películas, como El planeta del Tesoro, Spirit y La Era del Hielo, siendo la única película anime hasta ahorita en obtenerlo), es una historia de supervivencia de una pequeña niña en un mundo desconocido, trabajando en una casa de baños termales para dioses con el objetivo de salvar a sus padres. Una de las películas de Ghibli con la mejor estructuración de eventos y de las más conocidas a nivel mundial.

4.- Nausicaä del Valle del Viento. Primera película de Miyazaki y considerada como la primera de Ghibli (a pesar de haberse estrenado antes de su creación oficial),  su trama es ciencia ficción pura. Futuro distópico en el cual la humanidad está siendo exterminada por un mar con aguas contaminadas. Esta es coherente consigo misma, pero peca de la poca explicación que se le da a la organización de los personajes y la pobre historia de trasfondo. Sin embargo, no por este detalle deja de ser una obra genial en cuanto a mensaje y desarrollo.

5.- El increíble castillo vagabundo. Una sumersión completa en la fantasía y en la forma de pensar de Miyazaki, es bella en su forma de presentar a los personajes, a la trama y a su mundo en general. Su protagonista es Sophie, una joven a la cual se le es puesto un hechizo que la hace parecer y sentir de 90. Entonces se aleja de la ciudad y es ayudada por un apuesto mago llamado Howl. Es una buena visión del mundo con un buen desarrollo, pero se pierde en sí misma, pues le falta un poco de detalle en cuanto a sí. No se explica como llegan a ser algunas cosas, pero no deja de ser una buena exposición de un mundo conflictuado entre la paz y la guerra.

6.- El cuento de la princesa Kaguya. Basado en el primer cuento japonés de ciencia ficción, escrito en el siglo X, habla acerca de una muchacha nacida de un bambú y como es criada. Es una hermosa historia con una animación bellísima basada en la pintura tradicional japonesa. Está bien construida y tiene un final con sabor agridulce que recomendaría a todo aquel que quisiera conocer más de la cultura japonesa antigua.

7.- Se levanta el viento.  Presenta el transcurrir de la vida de Jiro Korikoshi, un creador de aviones en la segunda guerra mundial. A pesar de que es un tanto lenta y se toma muchas libertades en cuanto a la biografía verdadera de Horikoshi, es una de las películas más creativas que he visto y una de mis favoritas en cuanto a la exposición de los eventos de la guerra y de la vida del ingeniero.

Aún me faltan muchas más, las cuales iré reseñando conforme vaya viéndolas. Sin embargo, confío en que vea la que vea mantendrá la fórmula que ha permitido a Ghibli subir en el escalafón de los estudios de animación a nivel mundial. Cada película tiene un mensaje dentro de sí, personal y general. Siendo así, la interpretación de estas puede dar una lección o un consejo que, quizá, nos apoye y ayude en nuestras vidas.

Dios los bendiga.

Atte.

l’examinateur