O esperen… Quizá si haya algo más que decir (hablando claro, de mi perfil). Me considero alguien más o menos complicado. Y sí, si es cierto que me gusta mucho reseñar. De hecho, el nombre que elegí como nombre de usuario, que es l´examinateur, significa “el reseñista”, en francés.

Y también leo mucho. Cuando agarro un libro y veo sus oraciones, palabra por palabra, me hundo en otra realidad. En esa realidad que el autor quiso crear especialmente para el lector. A veces, me paso horas y más horas en aquel maravilloso lugar, absorbido del mundo y de lo verdadero.

A propósito de lo verdadero, eso me parece ficción comparado con la realidad, más impactante, vívida, colorida, aunque completamente imposible (¿O exagero?). ¿Es por eso que me atrapará la mente del autor? ¿Es mi escape de la vida, fría y cruel, lo que en realidad me llama la atención?

Quizá. Odio (en cierta manera) la cruda ley de Darwin. La supervivencia del más apto. La realidad creada me da la ilusión de que todo sale bien en el mundo. De que todo es… diferente. No es rutinario. Incluso las novelas que hablan sobre la realidad en un sentido más, no sé, posible, me dan una nueva concepción jamás imaginada por mí. Me da por viajar en el tiempo, teletransportarme, cambiar de sociedad.

Por supuesto, unos libros me gustan más que otros. Por ejemplo, El retrato de Dorian Gray es uno de mis favoritos, porque me sumerjo en una disputa contra mí mismo, de tipo moral. Lo que creo, contra lo que no creo, manifestado en los distintos personajes de la historia. Pero mi libro favorito (que no ha dejado de ser mi libro favorito en varios, varios años) es “Odisea por el espacio inexistente” de M. B. Brozon. Realmente es un libro un tanto infantil, no tan complicado para alguien que ya ha leído. Pero me introdujo de cierta forma a la complejidad, a las tramas intrincadas, a la moral contra lo inmoral. Por eso todavía me sigue gustando.

Por lo demás, soy un joven normal. Un Ser humano que lucha por su supervivencia en el mundo social, viviendo el crudo dictado de Darwin. Tengo hambre y sed. Soy de carne y hueso. Siento dolor y placer. Siento frío y calor, tristeza y alegría. Pero sobre todas las cosas, tengo a Dios que me soporta y es bueno conmigo, me bendice y me ama. También amo y tengo ambiciones.

Veo la televisión, me gusta jugar ciertos juegos de video, tengo tareas, proyectos y cosas por hacer. Tengo historia, y anhelos. Me gusta el estudio (pero no me considero, ¿Cómo le dicen?, ¿Nerd?) y creo que tengo un buen futuro. Y le doy gracias a Dios por vivir.

Dios los bendiga mucho y abundantemente.

Atte.

Agustín. “l´examinateur”.