Ser escritor es dar vida con el arte (Y a veces quedarse aparte). Lunes, Jun 18 2012 

Ser escritor es robarle vida a la muerte.
Alfredo Conde (1945-?) Escritor español.

Nunca antes he estado de acuerdo con una cita. Esta, realmente me encantó por lo que significa. ¿Qué es la escritura sino el plasmar los sentimientos, la visión, el ALMA misma? ¿No había dicho antes, que hacer un libro es tan difícil como dar a luz, porque ambas son traer vida al mundo? Es en este punto fundamental donde las palabras cobran un latido, que les transmite el escritor, letra por letra.Un sentido que las hace vivir. Su alma es la inspiración, su comportamiento, el legado del escritor. Su genialidad, la locura de su autor. Son tantas las características vivientes que heredan las palabras de un libro, que muchas características humanas se transmiten a ellas, las hacen cercanas, las hacen reflejo de realidad, verdad, e, incluso, de DIOS.

Dios los bendiga

Atte.

l´examinateur

Imagen

Anuncios

Inspiración… ¡Vaya regalo! Lunes, Jun 18 2012 

Debo reconocer, que esa abstracción que llamamos “inspiración” es más difícil de conseguir que un diamante. Quizá será porque, en sí, es el diamante del intelecto,  el esqueleto de todo el mundo que forma el genio del hombre. Después de una larga búsqueda en un terreno que me pareció yermo y seco durante semanas, lo encontré, encontré por fin aquel diamante. A pesar de esto, me siento realmente deprimido, pues siento que yo NO lo busqué, sino que él me buscó a mí. Y siento que hice esto casi deliberadamente, como si realmente el demonio de la desidia fuera más fuerte de lo que mi atracción por el saber y mis ansias de conocimiento pueden contrarrestar.

Sin embargo, si una cosa tiene un verdadero valor, vale en cualquier circunstancia y no solo en situaciones específicas. Por lo tanto, debo aprovechar lo que anteriormente he llamado “toque divino”, para así poder volver a escribir. Aceptar el regalo que se me ha concedido y utilizarlo con prudencia, con la razón que caracteriza al hombre.

¿Cómo saber aprovechar este maravilloso regalo, toque divino, que se da solo a ciertas personas escogidas? Eso es algo que corresponde enteramente al ser humano. Y es ahí donde justamente se acaba el parecido con el diamante. ¿Por qué? Porque la inspiración tiene usos infinitos, que dependen de la creatividad personal. El diamante tiene usos muy específicos, ornamentales. Y la inspiración no es algo de lo que se pueda jactar uno. En cambio, es una ENORME responsabilidad que Dios le da al hombre, para que éste sea fértil en el pensamiento.

Y, lo que se me ha dado, ese regalo, ese diamante, ese toque divino, lo he estado desperdiciando recientemente. Y, como cualquier ser arrepentido, busco redención. La inspiración, hay que recordar, no es algo que se pueda reciclar o reutilizar. Desgraciadamente, no existe lo que se podría llamar “ecología inspiracional” o “Regla de las tres R´s de la inspiración”. No. Es algo que viene y que va y generalmente no se aprecia. Por eso, quiero decir dos cosas:

1.- Uno tiene que batallar (no es opcional) para conseguir la inspiración verdadera. Si uno es de los que les sale porque les sale, es muy afortunado.

2.- El conocido refrán “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” tiene mucha verdad, porque lo que puedes hacer hoy, quizá no lo puedas hacer mañana, por una u otra cosa. Y esto, no solo aplica en lo intelectual, sino también en la vida cotidiana.

Gracias por leer mi trabajo (fruto de la inspiración). Y disculpas también si consideran esto un sermón. Realmente mi intención era sólo concientizar acerca de la importancia de la Inspiración (y excusarme por no haber escrito durante un laaaaargo tiempo).

Dios los bendiga. 

Atte.

l´examinateur

Temblor de un día. Domingo, May 20 2012 

Por fin vengo, después de lo que me pareció un interminable tiempo antes de escribir. La vida tiene tantas vías, que uno ni siquiera se da cuenta de por cuál está transitando. Interminables posibilidades, entre las cuales (al menos en los últimos días) no estaba previsto que escribiera. También me excuso por excusarme de una forma tan dramática. Pero bueno, al fin vengo para reseñar un libro (quizá, o al menos yo considero) poco conocido: Temblor de un día.

Autor: Luis Moreno Caballud.

Contraportada: Félix es un estudiante que vive solo en una gran ciudad. Está escribiendo su tesis sobre un filósofo llamado Daniel Clementi, pero se siente incapaz de terminarla porque Clementi ha desaparecido hace más de 10 años y nadie sabe qué ha sido de él.

Los padres de Félix le envían a Clara, su hermana pequeña, para que pase una temporada con él. clara se ha estado encontrando mal últimamente y necesita un cambio de aires. De modo que se instala con su hermano y se dedica a ayudarle mecanografiando su extensa tesis. Pero pronto empieza a desarrollar una especie de extraños síntomas que van a trastornar la vida cotidiana de los dos hermanos.

Posteriormente, y de forma insospechada, el misterio de la desaparición de Clementi y la extraña enfermedad de Clara acabarán por ofrecer nuevas posibilidades de comprensión. Félix y Clara se encontrarán así juntos ante la necesidad de afrontar una extrañeza que se revelará como algo más que un mero accidente en sus vidas.

Reseña:

Lo bueno: Me parecería bien empezar con lo bueno resaltando que esta novela ganó el “VII premio Juven de Narrativa Fundación General de la Universidad Complutense de Madrid” (que, francamente, creo que es un nombre muy estrafalario para un premio), y varios otros, que suenan más estrafalarios todavía.

Debo reconocer también que, al menos en términos filosóficos, la trama y el argumento que utiliza Caballud son muy buenos. Solamente le faltó desarrollarlos.

Realmente no le puedo sacar más cosas buenas a este libro, porque me pareció malísimo. Solo tiene estas dos cosas a su favor, pero realmente todos los libros tienen eso a su favor (tener una trama/argumento desarrollable y buena).

Lo malo: Es mi deber, como reseñista, decir que este libro me pareció muy malo. Mucho. Me explicaré:

Creo firmemente que un escritor es bueno, cuando sabe que la genialidad de su mente es locura para el mundo, y necesita transcribir esa locura en una cordura que siga siendo una genialidad. Eso, para mí, es ser un buen escritor. Y, francamente, Caballud no lo logra. No llega a ese nivel. El libro sigue siendo una locura total, no se entiende, no se relaciona con lo demás, simplemente no está bien. Se necesita una gran (pero GRAN) comprensión lectora, para agarrarle un sentido a la lectura. Y ser Filósofo no le ayuda mucho, en el sentido de que los filósofos interpretan el mundo y la verdad según su propia locura. Creo que eso es lo que hace aquí Caballud.

Si C.S Lewis describía demasiado, este libro es descripción casi pura, solo manchada por unos cuantos diálogos y un discurso final. Y se me hace exhaustivo el descifrar siempre el ambiente que quiere dar a conocer Caballud. Algunas cosas creo que sencillamente no se entienden. Y hay algunas cosas que pone en términos filosóficos, muy complicadas para el lector por recreación, no por erudición.

Hay una parte en la que se pierde la trama. Uno se confunde y se pierde completamente en esa parte de la historia. No se explica. Su relación con lo demás es muy escueta y no se sabe si Caballud simplemente se lo sacó de la manga. Añadiéndosele a esto, las borracheras de Félix se me hacen muy frecuentes, y en ellas creo que uno pierde el sentido de la obra.

Además, el final no se entiende. Simplemente no se entiende. No se sabe donde quedó la moneda. Ni siquiera se sabe qué es lo que les pasa exactamente a Félix y a Clara. Una explicación ambigua, solamente. No se me hace lo más óptimo, ni lo más indicado para terminar una creación literaria.  Este libro, parece que no tiene un sentido de ser, pues no deja nada sino conflictos internos innecesarios acerca de temas absurdos.

Al fin, ya un poco desahogado, puedo decir que esta no es una lectura que recomiende. Con una trama poco entendible, un mal final y falta de sentido de ser del libro, le pongo, por ser amable, un 1.5/5.

Gracias por leer mis reseñas, y me disculpo, de nuevo,si me tardo un poco en postearlas.

Dios los bendiga.

Atte.

l´examinateur.

La inmortalidad no está en los años. Domingo, May 13 2012 

La pluma es la lengua del alma.
Miguel de Cervantes Saavedra.

Debo reconocer que esta frase es fundamental para lo que es la escritura. El alma se escribe a sí misma en el pensamiento, y el pensamiento se escribe a sí mismo en el arte, en la filosofía, en las ciencias. Cabe decir que este proceso es inconsciente, sí, pero altamente necesario. Cervantes tiene razón en esto. El alma se traduce en tinta, su lengua en letras, su locura se plasma con genialidad en el manuscrito. Por lo tanto, el mundo es más que el mundo, y la persona, más que la persona en la lectura. Porque ahí deja su alma, el lenguaje de su inconsciencia, la esencia de la inmortalidad. Porque lo que realmente hace inmortal a un hombre no es la edad, sino los pedazos de alma que deja con sus creaciones.

Dios los bendiga.

Atte.

l´examinateur.

Salvando al Soldado Ryan. Domingo, May 13 2012 

Hola de nuevo. Me disculpo por no haber puesto ningún post recientemente, pero admito que valió la pena, porque en mi “ausencia” vi el clásico premiado “Salvando al Soldado Ryan”. Por lo tanto he decidido, por ocasión especial, el publicar una reseña de películas. La pondré, para comodidad, en Entradas Personales. Espero disfruten de mi trabajo.

 Director: Steven Spielberg.

Reseña: 

Lo bueno: Esta es una de las mejores películas que he visto. Tiene a su favor el realismo, la acción y el apoyo histórico que lo respalda. Tiene un buen trabajo actoral y la trama que Steven Spielberg eligió para filmar es la idónea. Y la filmación (refiriéndome a la posición de las cámaras, y su correcto uso) estuvo muy buena y, para mí, da los efectos que el director le quiere dar a la escena.

Los personajes también son increíbles. El que más me gustó es el Sniper que creía que Dios había hecho de él una máquina de guerra, y siempre oraba a él cuando iba a matar. También el cabo que reclutan por sus conocimientos en Alemán y Francés, pero le tiene miedo a matar. Y me gusta el conflicto que se genera a partir de la controversia que produce el mandar a una brigada a rescatar a un solo hombre.

Y ya sé por qué consideran a “El desembarco en el Día-D” una de las mejores escenas de guerra (e incluso de todo género) en la historia de las películas. Es intensa, impactante, violenta, sangrienta, apasionante y desesperante. Steven Spielberg hizo un buen trabajo (que justifica el enorme gasto de recursos humanos y económicos gastados) con ella.

También el transcurso de la historia es bueno. Es interesante ver qué piensa cada uno acerca de la misión, y ver también un acercamiento a como era la segunda guerra mundial. A veces bizarro, pero vale la pena saber como los soldados nos acercaron un poquito más a lo que llamamos “libertad”, ideal que muchas veces parece inalcanzable.

Lo malo: Esta película está muy buena. Pero si tengo que decir que esto tiene algo de malo, diría que es, para mí, su final. La conclusión de la película no me gusta, por lo realmente injusto que es el que mueran todos e, irónicamente, solo quede vivo el Soldado Ryan.

Creo que es porque no estoy acostumbrado a los finales injustos. Sé que es infantil, pero….. francamente creo que estoy acostumbrado a ver películas que tienen un final que favorece al bien. Me falta mundo en el cine, lo reconozco. Quizá deba ver más películas de este tipo, porque está muy buena como para que me quede un mal sabor de boca por esta tontería.

Pero, lo bueno, esto fue lo único que no me gustó de la película. Por lo demás, realmente creo que es la obra maestra que todas las filmaciones quieren ser.

Por eso, tenemos un muy buen film, buena trama, excelente respaldo histórico y unos personajes que hacen que valga la pena verla. Por eso, le pongo un 5/5. ¡Felicidades Spielberg! Otra obra maestra hecha.

Gracias por leer esta reseña. Espero envíen comentarios al respecto.

Dios les bendiga.

Atte.

l´examinateur.

¿La verdad en el libro?, ¿El libro en la verdad? Martes, May 8 2012 

La literatura es siempre una expedición a la verdad.
Franz Kafka (1883-1924) Escritor checoslovaco.

Decidí publicar mi primera cita, porque me pareció inspiradora, y muy relacionada con mi tema favorito, sobreel cual se basa el blog. Generalmente estoy acostumbrado a considerar a la lectura como otro mundo, un mundo muy alejado de la realidad. Y sí, estoy consciente de que algunos se basan en ella, pero… ¿Ver la verdad?, ¿En un mundo imaginario? Creo que tiene razón, porque el autor expresa su pensamiento, y con él, lo que cree que es verdad.

¿Ustedes ven la verdad en un libro? Yo a veces no la distingo, me parece difuminada. Pero quizá, si uno mira bien…

Dios los bendiga.

Atte.

l´examinateur.

El trabajo de un escritor….. Lunes, May 7 2012 

Cuando leemos un libro, solo lo tomamos y disfrutamos de sus palabras, que crean un mundo maravilloso. ¿De donde vienen estos sabios escritos? No estamos acostumbrados a pensar en el creador. Por eso he titulado a esta entrada “El trabajo de un escritor”, para mostrar que es lo que hace el pintor de tan maravillosas obras, el creador de un mundo fantástico, el que traduce su locura, en cordura plasmada en un libro magnífico.

1er día. “A Brave new world”.

El escritor se levanta, un nuevo día. Se lava los dientes, y se baña. Y ahí, entre las gotas calientes y el vapor denso, un toque le sobreviene. Una chispa, que significa solo una cosa: inspiración. El toque que Dios les da a las mentes de vez en cuando, pero solo a algunos escogidos, genios de la escucha divina. El autor lo sabe, y de sobra. Aprovecha ese momento y sale a toda velocidad hacia su diario, fiel escudero de su mente, para convertir sus ideas en tinta, sus pensamientos en palabras.

Cuando la idea estuvo lista, el autor supo que había engendrado un diamante en bruto. También sabía el tiempo, dinero y esfuerzo que suponía tallarlo. No le importaba, con tal de expresar esa idea que había encantado tanto a su cerebro.

Entonces, agarró el  ordenador de su lugar, se sentó en su sitio favorito, se puso cómodo y empezó a escribir lo que, o al menos parecía, desde lejos le dictaban.

365to día. “Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro, a la mitad del camino”  (Sigmund Freud).

El autor se empezaba a desesperar. Su oído hacia lo divino se había estropeado, o, como quien dice, se había quedado seco. Nada. Cero. La inspiración, que era como un manantial saliendo en abundancia, se había acabado. No sabía como comenzar su próximo capítulo.

El ya lo había previsto. Ya sabía que, en algún momento de su creación, el quedaría confundido, sin saber como proseguir. Pero era siempre desesperante, siempre. Y esta vez era peor, como si una laguna se hubiera abierto entre el y su mundo magnífico.

Nunca había batallado como esa vez. No eran buenas noticias. ¿Sería que todo el mundo que había inventado, imaginado, soñado, se iría por la borda? Sentía casi ganas de llorar por la que, parecía, inminente condena de su mundo, con sus personajes. Su querido Jones, el detective, con el enemigo misterioso que le hacía la vida imposible con sus tretas maliciosas….

De repente, se paró y salió la claridad, de la niebla que era entonces su mente.  Había llegado el oasis, que buscaba  por el desierto infinito. Una nueva idea se había hecho presente en su imaginación, que recobró la luz y el color. el mundo se había salvado de un apocalipsis. Había tenido suerte de no caer olvidado para siempre, como todos los mundos que la persona encierra en su cabeza, esperando salir algún día.

Dios había tenido piedad de él, dándole sus palabras y devolviéndole su inspiración.

730mo día. “Lo que empieza… acaba”

El autor, ya cansado, pero más feliz que nadie en el mundo, termina su obra. Gozoso, escribe su última palabra en aquel ordenador, porque sabe mejor que nadie, que escribir un libro es tan difícil como dar a luz, porque ambas son traer vida a la Tierra. Le dan ganas de saltar, de correr, de brincar. Pero sabe que todo eso será insuficiente. Solo se sentirá satisfecho cuando vea plasmado en la mente del lector su mundo, su propio mundo. La divina creación de la trama, que ha salido de su imaginación.

Sabe, que le dará sorpresa al lector que él mismo se identifique con Jones. Que sus aventuras son parte de su vida cotidiana. Que realmente, el enemigo es su desmotivación. Y que lo ha vencido, no solo en el cuento, sino en la práctica.

También está de acuerdo conmigo. “Lo que empieza acaba” sí, pero -dice él- resucita en la mente y memoria del lector. Lo hace inmortal porque deja parte de su alma allí. Sufrió, lo admite, pero valió la pena después de todo.

Deja todo lo que tiene en la mesa después de una llamada a la editorial, se acuesta y espera otro soplo divino. Al fin y al cabo, eso es lo que hacen los escritores, se sacrifican para dar una buena trama al mundo.

Muchas bendiciones. Con cariño…

l´examinateur.

PD.

Si me la he pasado criticando a todos estos autores, tenía que resaltarlos también. Su trabajo es uno de los más maravillosos del mundo, como para no darles mérito. Muchas gracias a los escritores, que iluminan este mundo con historias bellas.

Los miserables. Sábado, May 5 2012 

Ahora, liberado de la saga de Narnia, me inclino a escribir sobre otro gran clásico que influyó bastante en su época. Esta obra revolucionó el romanticismo literario. Espero disfruten de mi trabajo.

Imagen del libro.

Autor: Víctor Hugo.

Contraportada: El autor de esta grandiosa obra, nació el 26 de febrero de 1802 en el poblado de Besanzón, Francia.

Debido a su necesidad de llevar a la práctica sus teorías sociales, incursiona en la política.

Durante su participación en la vida pública, defiende la posición de los desposeídos de Francia con el propósito social de eliminar la miseria de su pueblo.

Al tiempo que intentaba llevar a la práctica sus pensamientos, su espíritu literario lo impulsa a iniciar la escritura de su obra maestra: Los Miserables, en la que plasma sus ideales humanitarios.

la obra que nos ocupa está inscrita en el romanticismo, movimiento que se inició en el siglo XIX y que cambió la manera de concebir el arte y la vida en general.

Reseña:

Lo bueno: Esta obra, es simplemente magnífica. O, al menos, a mi parecer. Este es el modelo de mis novelas favoritas, a pesar de que la leí recientemente. Tiene una muy buena trama, es extremadamente moralizante (pero de un modo sigiloso) y tiene personajes muy memorables.

Está, por ejemplo, Jean Valjean. Ese incomprendido, pero buen hombre que sufrió hambre y sed, por lo que fue encarcelado. Pero luego encarnó los ideales humanos (o al menos, los de Víctor Hugo).

O también está Marius, de inclinaciones liberales. Con un pleito familiar contra su abuelo, por posición política, es uno de los más dramáticos. Cuando conoce a Cossette, incluso intenta morir por ella, si algo (¿o alguien?) no se lo hubiera impedido….

También me gusta que Víctor Hugo encuentra una manera de introducir sus “ideas sociales” al mundo real, sin introducirlas realmente. Me gusta como juega con esa realidad, pero no de forma, como dirían, “Aburrida” sino con una historia sumamente interesante.

Lo malo: La trama, aunque no aburrida, es muy complicada. Bastante, de hecho, porque el autor pasa de una historia que desarrolla, a otra que no tiene nada que ver, al menos aparentemente. Lo bueno de esto es que, al menos al final, se acaba viendo la relación de todo.

Tampoco me gusta mucho el formato en que maneja en el libro Víctor Hugo. Es más difícil y más confuso leerlo. Esto, pues se divide la historia en Partes, que a su vez se dividen en libros, que a su vez se dividen en capítulos, todos con diferente nombre. Creo  que Víctor Hugo necesito de imaginación para dotar a cada uno con un distinto título.

Aparte de eso, es un libro muy bueno. Como un campo de pruebas para ideales sociales, pero aplicando antecedentes históricos. Y los personajes. Terminé casi amando a Jean Valjean, por el simple hecho de que es el ideal encarnado, y odiando a otro personaje llamado Javert, por el hecho de que persigue injustamente a Jean.

Por lo tanto, tenemos todo esto, que es una historia genial pero con una trama muy complicada en un formato confuso, pero con personajes magníficos. Por eso, le pongo un 4.5/5, porque realmente es un clásico de clásicos.

Muchas gracias por leer mis reseñas, ¡Dejen comentarios, por favor!

Dios los bendiga.

Atte.

l´examinateur.

Corazón de Tinta. Sangre de Tinta. Muerte de Tinta. Miércoles, May 2 2012 

Corazón de tinta.

Me siento, y, de repente, veo todo como un sueño. Al principio borroso, pero después… cada vez más claro. Me doy cuenta de que el ambiente se ve casi obvio al cabo de un rato, pero es bellísimo, maravilloso, sorprendente. Veo cosas, que no alcanzo a comprender. Siento muy presente que este mundo no ha sido creado sino por una mano ajena, modelado como por pincel, por alguien experimentado y sabio a la vez.

Emociones me embargan. Me llegan, me golpean como olas a la mar. Hay sensaciones muy conocidas, amor, tristeza, alegría. Hay otras indescriptibles cual hermosura. Nunca me lo había esperado, y siento que no estoy preparado para esto, indigno a todo lo que veo.

Pero sigo adelante, en mi travesía sin fin. Sin descanso, sin sueño que me ampare. Sin libertad, como el ave enjaulada. Pero la jaula que me encierra se me hace más grande que el universo mismo, que lo exterior. Tan grande como la complejidad de un ser humano.

Lo raro es que todo esto me hace creer en algo, anhelar, pues creo venir ideas impensables. Me tomo la tarea de sacudírmelas -¡Ni pensarlo! Digo. Pero la mente se deja seducir ante la locura, la maestra en toda seducción, venenosa como cobra, sigilosa, como halcón.

Sangre de tinta.

Un poco más confundido conmigo mismo, librando una batalla interna para ganar el premio de la cordura, pero más firme en mi decisión de seguir que nunca, continúo en mi camino. Personas singulares me acompañan en cada travesía. Liberales, pensadores, faunos, piratas y otros tan raros que no tengo alcance para describirlos. Los estudio. Algunos me gustan en su modo de actuar, otros, según parece, están hechos para ser repugnados.

Y no se ve el final. Al menos, no en lo que alcanzo a ver. Adelanto el paso, lo acelero. Jamás me he sentido tan vivo. El sol indica ya mediodía, caminando junto conmigo hacia el ocaso. Tengo tiempo, antes de que Morfeo actúe.

Pero, perturbación acecha. No me siento tan seguro como lo estaba al principio. Miro alrededor y no hay nada. Sigo mi camino.

La tensión aumenta. Me emociono, sin saber por qué. Los que me siguen (o más bien, a los que sigo) se separan. Me quedo solo, con la emoción aumentando, centímetro a centímetro. Paso a paso. Vislumbro una colina que, sin saberlo, había estado subiendo desde algunas horas. No me importa. Ya casi alcanzo la cima, y empiezo a ver el final….

Muerte de tinta.

El ocaso llega. El sol cae, exhausto por el día que ha iluminado con sus rayos abrasadores. Creo, desfallecer. La emoción se ha ido, se ha esfumado. Sin embargo, no la extraño. Siento una relajación, muy grande. Siento como si nada más fuera necesario………

Y lo siento de verdad. Cierro el libro, que se lleva con él toda sensación maravillosa, paisaje hermoso o brisa fresca que haya habido dentro. Me acuesto, y me dejo acariciar por las garras del temido pero fantástico sueño en mi cama, deseoso de que, mañana, pueda subir la colina de nuevo.

Sigo mi camino, el camino más maravilloso que se puede encontrar en lo terrenal. La senda abierta de la mente del autor, de un mundo ideal y feliz…

Dios les bendiga.

Con cariño…

l´examinateur.

PD.

Le doy gracias a Cornelia Funke por la saga que lleva estos mismos nombres.

Las Crónicas de Narnia: La Última Batalla. Miércoles, May 2 2012 

Para mí, el final, el libro que indica las últimas aventuras en el mundo de Narnia, sus últimos días, sus últimos amaneceres y ocasos, es el mejor. En el último libro de toda la saga (en todos los sentidos, pues es el último cronológicamente hablando y es el último que Lewis escribió), Lewis dio todo. Aquí está mi última reseña de “LAS CRÓNICAS DE NARNIA”.

Autor: Clive Staples Lewis.

Contraportada:

Narnia…, donde las mentiras engendran miedo…, donde la lealtad se pone a prueba…, donde toda esperanza parece perdida.

Durante los últimos días de Narnia, el lugar se enfrenta a su desafío más cruel; no se trata de un invasor de fuera sino de un enemigo interno. Mentiras y traición han echado raíces, y únicamente el rer y un grupo reducido de seguidores leales puede impedir la destrucción de todo lo que más quieren en este magnífico colofón de Las Crónicas de Narnia.

Narnia, la tierra donde todo puede suceder.

Reseña:

Lo bueno: Este libro es genial. Simplemente genial. La trama, los personajes, el intermedio, el ambiente y su descripción,  son casi perfectos. Me gustó mucho esta culminación. Como decía la contraportada, es un magnífico colofón. Lo considero a milésimas de “El retrato de Dorian Grey”, y todo un clásico, al igual que este. 

Para empezar, la forma en que utiliza la trama, la podría describir como… casi bella. Ahora no es una amenaza externa, ni una aventura exterior, ajena. Lewis utiliza excepcionalmente  la guerra interna. Tal y como dice la contraportada, el enemigo es desde dentro, Narniano.

Me gusta mucho la forma en que casi idealmente combina su descripción amena, con el diálogo, entretenido e interesante que se maneja aquí. Pero debo aceptar que todo lo que me gusta más acerca del libro es especialmente su trama. Es altamente psicológica, pues Lewis crea a villanos muy astutos, que utilizan ésta para asustar a los narnianos y bajar sus defensas para una traición Calormena.

También me gusta la forma en que Lewis les quita y les devuelva la esperanza a través del curso de la trama. Sus diferentes reacciones, me encantan.

Además, lo que me gusta más de todo es una pequeña sorpresa ya casi al final, y especialmente una frase que está en la última página, por su significado y lo que Lewis quiso transmitir a través de ella. Pero si la dijera, la historia perdería sentido, así que, en favor de la lectura de este clásico, lo dejaré en suspenso…

Lo malo: Seré sincero. Me disgusta tener que encontrar cosas “malas” o “aburridas” en las obras que yo considero verdaderos clásicos de la literatura. Lo que puedo decir que realmente me disgusta, es que la historia pasa tan rápido, que parece cuento y no novela, a pesar de que tiene unas doscientas sesenta no escasas páginas. 

Tal vez también me molesta (pero muy poco, casi nada) el hecho de que la historia no empiece en nuestro mundo, sino en el mundo narniano, por lo que los niños pierden mucho protagonismo, y páginas. Pero creo firmemente que esto era necesario para desarrollar la trama que quedó, y así logro quitarme el ligerísimo mal sabor de boca que queda de lo que acabo de decir.

Disfruté muchísimo de esta lectura, confieso que no pude parar hasta terminarlo, cosa que no me pasó con mis otros favoritos, tales como Dorian Gray o Los Miserables, puesto que su lectura es muy extenuante y larga. Este es un punto bueno a favor de Narnia, pues su lectura (o al menos de este libro en particular) atrapante en extremo.

En conjunto, tenemos un libro con una excelente trama, que utiliza muy bien la psicología para el pueblo narniano, ambientes que, aunados a las descripciones, las convierten en bellas obras… Por eso le pongo un 5/5. ¡Felicidades a Lewis!

Muchas gracias por leer mis reseñas a los distintos libros de Narnia, la primera saga de la que hago crítica. ¡Dejen por favor comentarios!

Dios les bendiga.

Atte.

l´examinateur.

PD.

Dijo Isabel Allende en sus últimas palabras plasmadas en el libro de “El Zorro, comienza la leyenda”: “El Zorro me tiene harta y creo que ha llegado el tiempo de ponerle punto final”. Considérenlo así para mí, pero con Narnia. Muchas gracias de nuevo.

« Página anteriorPágina siguiente »