Studio Ghibli Viernes, Ene 22 2016 

Entre las pocas películas que he visto, dada mi desidia, se encuentran algunas hechas por un estudio de animación conocido gracias a su alta calidad en largometrajes, sus recurrentes nominaciones a los óscares y por ser un estandarte en creación de filmes anime: “Studio Ghibli”. Los principales directores de este estudio, Hayao Miyazaki e Isao Takahata, han creado varias obras notables de mención y de remembranza.

¿Cuál es la mecánica que le ha permitido convertirse en el modelo a seguir por parte de las animaciones japonesas? Mantenerse fiel a un estilo propio, el estilo de Miyazaki y Takahata. Studio Ghibli está compuesta por películas que, en su mayoría, juegan con lo fantástico, la imaginación, lo surrealista y lo irreal. Se agrega una historia, que a pesar de sus elementos fantásticos no pierde conexión con los problemas de esta realidad, un soundtrack de calidad y una animación precisa que acompañen la narración. De esta manera, y a través de procesos creativos bastante complejos, me permito creer que nace una de estas películas. Recomiendo ampliamente verificar este proceso personalmente viendo una del puñado que existen.

En cuanto a las películas específicas que yo he visto, las listaré a continuación y pondré una pequeña crítica a cada una. No están puestas en ningún orden en especial:

1.- El castillo en el cielo. Esta película, considerada como la segunda de este estudio, es una bella historia con elementos fantásticos y de ciencia ficción. Habla de una civilización extinta, cuya residencia era un castillo volador: La ciudad flotante de “Laputa”. Su animación y música son memorables, así como el relato que cuenta. Los protagonistas, Pazu y Sheeta, están bien desarrollados y el final deja un gusto agradable. Una de mis favoritas.

2.- Mi vecino Totoro. Largometraje que mezcla realidad y ficción mitológica japonesa de una manera contrastante y a la vez homogénea. Dos pequeñas niñas (Mei y Satsuke) y su padre (Tatsuo) se mudan a una casa en un ambiente rural por la condición débil de su madre (Yasuko), ubicada en un hospital. Estando cerca del bosque, las niñas se encuentran con el espíritu protector del bosque, al cual nombran “Totoro”. Es una bella producción digna de verse aunque, considero, puede ser tomada por muchos como infantil.

3.- El viaje de Chihiro. Ganadora del Óscar a mejor película de animación en 2003 (ganando el puesto a otras buenas películas, como El planeta del Tesoro, Spirit y La Era del Hielo, siendo la única película anime hasta ahorita en obtenerlo), es una historia de supervivencia de una pequeña niña en un mundo desconocido, trabajando en una casa de baños termales para dioses con el objetivo de salvar a sus padres. Una de las películas de Ghibli con la mejor estructuración de eventos y de las más conocidas a nivel mundial.

4.- Nausicaä del Valle del Viento. Primera película de Miyazaki y considerada como la primera de Ghibli (a pesar de haberse estrenado antes de su creación oficial),  su trama es ciencia ficción pura. Futuro distópico en el cual la humanidad está siendo exterminada por un mar con aguas contaminadas. Esta es coherente consigo misma, pero peca de la poca explicación que se le da a la organización de los personajes y la pobre historia de trasfondo. Sin embargo, no por este detalle deja de ser una obra genial en cuanto a mensaje y desarrollo.

5.- El increíble castillo vagabundo. Una sumersión completa en la fantasía y en la forma de pensar de Miyazaki, es bella en su forma de presentar a los personajes, a la trama y a su mundo en general. Su protagonista es Sophie, una joven a la cual se le es puesto un hechizo que la hace parecer y sentir de 90. Entonces se aleja de la ciudad y es ayudada por un apuesto mago llamado Howl. Es una buena visión del mundo con un buen desarrollo, pero se pierde en sí misma, pues le falta un poco de detalle en cuanto a sí. No se explica como llegan a ser algunas cosas, pero no deja de ser una buena exposición de un mundo conflictuado entre la paz y la guerra.

6.- El cuento de la princesa Kaguya. Basado en el primer cuento japonés de ciencia ficción, escrito en el siglo X, habla acerca de una muchacha nacida de un bambú y como es criada. Es una hermosa historia con una animación bellísima basada en la pintura tradicional japonesa. Está bien construida y tiene un final con sabor agridulce que recomendaría a todo aquel que quisiera conocer más de la cultura japonesa antigua.

7.- Se levanta el viento.  Presenta el transcurrir de la vida de Jiro Korikoshi, un creador de aviones en la segunda guerra mundial. A pesar de que es un tanto lenta y se toma muchas libertades en cuanto a la biografía verdadera de Horikoshi, es una de las películas más creativas que he visto y una de mis favoritas en cuanto a la exposición de los eventos de la guerra y de la vida del ingeniero.

Aún me faltan muchas más, las cuales iré reseñando conforme vaya viéndolas. Sin embargo, confío en que vea la que vea mantendrá la fórmula que ha permitido a Ghibli subir en el escalafón de los estudios de animación a nivel mundial. Cada película tiene un mensaje dentro de sí, personal y general. Siendo así, la interpretación de estas puede dar una lección o un consejo que, quizá, nos apoye y ayude en nuestras vidas.

Dios los bendiga.

Atte.

l’examinateur

Muro Miércoles, Mar 2 2016 

Sin previo aviso, uno se topa contra la pared.

Volteas hacia arriba, luego hacia abajo y lentamente hacia los lados, observando el objeto que impide tu camino. Lo estudias y concluyes que, efectivamente, es una pared. Las cosas obvias son las primeras en saltar a la mente, sin poder evitarlo.

Hasta ese momento no te habías dado cuenta de tu existencia, por dónde habías ido. No sabías quién eras o cual era tu propósito. Nada de eso importaba ya, el simple hecho de la existencia de la pared le había dado un sentido a tu recién descubierta vida consciente.

La observas un rato más. Caminas hacia un lado, intentando vadearla. Claro, eso es lo más lógico. Sin embargo, después de algunos días de camino te das cuenta de que la pared continúa por kilómetros y kilómetros de tierras desconocidas. No vale la pena seguir si desperdicias toda tu vida, ¿No es así? ¡Y recién descubierta! Lo piensas inadmisible y vuelves a observar con detenimiento la pared.

Por supuesto, la segunda cosa más obvia era escalarla o realizar una escalera. No obstante, la pared, aunque no demasiado alta, era lisa y sin rugosidades y no contabas con los materiales para realizar una escalera. Decides acampar una noche más, pensando en el problema.

Al dormir, sueñas con esa misma pared. Te visualizas logrando tu meta, conquistando tu obstáculo, demostrando tu fuerza. Cuando te levantas, te sientes motivado para la tarea. Te sientas a pensar en el que crees que será el día más importante de tu vida.

Pasan los minutos, las horas. La desmotivación empieza a entrar en tu ser, poco a poco, comiéndose tus energías. La alegría empieza a dar paso a la desesperación. Te agitas. Piensas en lo bueno que hubiera sido no darte cuenta de tu existencia, seguir caminando errante, sin rumbo, sin conciencia.

Entonces miras enfrente. La pared. Esa maldita pared que al tocarla te había extendido su maldición del estar allí. Te preguntabas si, muy dentro, un objeto también podría tener sentimientos. Te planteas ir y averiguarlo. Perdiendo tu racionalidad empiezas a golpearla con tus nudillos, hasta que se rompen. Con tus piernas, hasta que se rompen. Con tu cabeza, hasta que te desmayas.

Te despiertas. El dolor es inmenso. Insoportable. Te dan ganas de desmayarte de nuevo, pero el presentimiento de no poder abrir los ojos de nuevo te mantiene despierto. En tu agonía llegas a la conclusión de tu vida. Piensas que, quizá, otras personas deberían saberlo. Y sólo quizá… tal vez, les pudiera servir. Te apresuras y, en la lisa pared, con la sangre en tus dedos, escribes un último mensaje con dibujos, ya que no sabías de ningún lenguaje para expresarte. Si había alguien, un ser superior, le rogaste que ese mensaje fuera entendido. Así, dejas tu único legado en el mundo y, como obra maestra de la coincidencia o del destino, al terminar expiras tu último aliento.

Hay un relato en una aldea cercana a la pared. Un relato tan viejo como la pared misma. Cuenta como un hombre se mató queriendo cruzarla, y, con su último respiro, dejó un mensaje, su verdad. Aunque para muchos era ilegible, otros parecían entenderle, y lo traducían de esta manera: “Aunque así yo quisiera, la pared no tiene la culpa de mi desdicha. La libertad solo se la quita uno mismo”.

Lo obvio, como es evidente, siempre se piensa primero.

 

PD: Este fue un escrito mío de hace un año y medio. Si no lo había publicado es porque lo tenía olvidado en mi memoria.

 

El Instante Martes, Ago 11 2015 

El tiempo no se detiene, arrastra a la vida con él. Hablar de un Instante es intentar rebanar el tiempo, la historia, en un cierto punto de nuestra existencia. Intentar sentirlo y experimentarlo. El libro que voy a reseñar (Nota: Leyendo de nuevo esta “reseña”, me parece que hice algo más parecido a un ensayo xD) hoy realiza esta empresa con un propósito muy particular: Actuar de manera decisiva en su momento de la historia.

Autor: Søren Kierkegaard

Esta obra tiene una peculiaridad bastante interesante. En realidad, el libro como tal no fue autoría de Kierkegaard, sino una recopilación por parte de la editorial Trotta de una serie de revistas nombradas “El Instante” publicadas y firmadas del 24 de mayo de 1855 al 11 de Septiembre del mismo año, estas sí, por Kierkegaard, característica de los escritos que  demuestra su intención de actuar en el instante. Para comprenderlo mejor, ocupémonos en conocer ahora un poco del contexto en el cual se escribió.

A mediados del siglo XIX Dinamarca acababa de abandonar el absolutismo y adoptaba su primera Constitución democrática. Esto sucedió en 1848 y 1849 respectivamente. El Rey se convirtió en representante del poder Ejecutivo y se crearon dos cámaras, una representante de la nobleza anterior y la otra era representante del pueblo, especialmente de los intereses del pueblo agricultor. Sin embargo, a pesar de ceder ante las reformas liberales, el Estado Danés conservó una religión oficial: El cristianismo protestante Luterano. El Estado tenía una estrecha relación con la Iglesia, incluso tenía la autoridad para designar ministros, como menciona Kierkegaard en varios números de “El Instante”.  Esto disgustaba a Kierkegaard. La idea del cristianismo como una religión “por default” en su opinión debilitaba al cristianismo verdadero y fortalecía a la “cristiandad”, términos parecidos en apariencia, pero separados con vehemencia por nuestro autor. Explicaré luego sus diferencias.

La situación no era nueva, desde principios del siglo XVII Dinamarca se había adjudicado a la Iglesia Luterana como religión oficial. Lo que verdaderamente condujo a Søren Kierkegaard a escribir “El Instante” fue un hecho oportuno. Tras la muerte del Obispo Jacob P. Mynster (Enero de 1854), a quien Kierkegaard había conocido de cerca por diversas situaciones, su sucesor, el Obispo Hans L. Martensen, declaró en un discurso sobre él que realmente había sido un “Testigo de la Verdad”. Inaudito para Kierkegaard, pues consideraba a Mynster un hombre prudente pero de ninguna manera un digno exponente del cristianismo, entre otras cosas, por su falta de dedicación y pasión, inició una serie de publicaciones cuestionando la declaración y exponiendo sus opiniones acerca de la Iglesia Oficial y el verdadero cristianismo.

Así nació “El Instante”. Rodeado de polémica, en medio de una discusión acalorada entre Kierkegaard y la religión oficial. Estaba dirigido, sobre todo, a personas del pueblo. El propósito, encaminarlas a lo que él consideraba el auténtico cristianismo, desviarlas (o, para que no suene tan “feo”, despertarlas) de la religión oficial. Se podría decir que este trabajo “le costó la vida” puesto que fue lo último que hizo antes de fallecer, cansado por la batalla (de hecho, un mes antes de morir, se desvaneció en medio de la calle. Desde entonces su salud no se recuperó). La publicación #10 de “El Instante” no fue completamente editada y no salió al público, sin embargo, las notas de los artículos, encontradas en su escritorio, fueron incluidas como parte de “El Instante #10” en el libro.

Concretamente, ¿De qué habla “El Instante”? En el crepúsculo de la vida de Kierkegaard, este tendió hacia el pesimismo acerca del cristianismo y la sociedad europea en general. Sin embargo, su esperanza se mantuvo, pues nunca creyó al cristianismo verdadero totalmente extinto. En esto creyó hallar su misión como servidor de Cristo, en concientizar acerca del cristianismo “del Nuevo Testamento”. “El Instante” fue su principal herramienta para llevar a cabo esta tarea.

Primero, hablaré acerca de como realiza una distinción fundamental, ya mencionada antes, entre el verdadero cristianismo y la “cristiandad”. Para Kierkegaard, la “cristiandad” era el pseudo-cristianismo establecido oficialmente que practicaban los habitantes de Dinamarca, y ellos mismos, envueltos en él. Kierkegaard pensaba que si todos eran denominados cristianos, nadie lo era (si alguien conoce el meme de Síndrome, aquí es el momento de usarlo), ya que el cristianismo requería sufrimiento y persecución para ser aplicado. Por esto, y porque la “cristiandad” promovía la comodidad y la buena vida, señalaba a éste como una gran mentira, un intento de embuste a Dios, haciendo pasar el paganismo por cristianismo ergo haciendo al cristianismo desaparecer. Por el contrario, el cristianismo verdadero, al que el denominaba “del Nuevo Testamento”, era contra el mundo. Remaba contracorriente. Kierkegaard, en el libro, menciona que Dios es el peor enemigo del hombre en cuanto hombre, pues pide la propia renuncia.  Critica a los pastores y su modus vivendi, ejerciendo su profesión no como seguidores de Jesucristo, sino como empresarios buscando el siguiente puesto y trabajando por el dinero. En fin, critica a la Iglesia Oficial en general.

Algo curioso es que, aunque lo aplicó para su instante de historia, el propósito de Kierkegaard no era que su obra muriera con el instante. Quería que sus escritos resonaran en la cabeza de los que lo leyeran por el resto de su vida, y esa es su exhortación. Que se llevara a la práctica lo leído, que renaciera el verdadero cristianismo.

¿Calificación? ¿Cosas buenas o malas? Fuera de lo técnico, no puedo decir nada de esto. Este es un libro que permanece fiel a su propósito hasta el final, llevándolo a sus máximas consecuencias. Eso es algo que respeto en demasía. Creo que su eco, el eco del último grito de Kierkegaard, sigue resonando hoy en día. Si eres un cristiano/católico, te recomiendo ampliamente este libro, con las debidas reservas (pues, personalmente lo considero un poco extremista).

Por mi parte, resulta todo. Perdónenme si esto es poco parecido a lo que hago… pero decidí escribir y pues, esto nació. Así que, como hijo, lo acojo como es. 🙂

Dios les bendiga

Atte.

l’examinateur

Nota importante: Algunas de las partes de este escrito están basadas directamente en la presentación del Instante, especialmente las relacionadas con el contexto histórico de la obra. Agradezco entonces a André Roberto Albertsen, escritor de aquella presentación, por la información… aunque no lo conozca directamente ni tampoco en fotografía.

Nota de la nueva publicación… “Corazón roto”. Viernes, Jun 26 2015 

Hola a todos. Sólo quería decir que, si alguien ve esto por casualidad o si alguien sigue tomando en cuenta a este blog, lo cual dudo, esta nueva publicación que he puesto es algo muy personal. Confieso, he utilizado este blog para poner un post que bien podría ocultarse en un diario. Aún así, peco de falta de arrepentimiento.

Si alguien es fácilmente tocado por temas de homosexualidad, le recomendaría alejarse. Si alguien, a pesar de mi advertencia, desea ver el post, la contraseña es toda suya, solo ponga “soloesunaexperiencia” y queda desbloqueada.

Por mi, es todo por hoy.

Dios los bendiga.

Atte.

l’examinateur

Protegido: Corazón roto Viernes, Jun 26 2015 

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

México Bárbaro Jueves, Dic 18 2014 

¡Hola a todo el mundo! Después de (¿Qué han sido, dos, tres años ya?) vuelvo a escribir para cubrir una trascendente necesidad de compartir el propio conocimiento con otra gente. Eso, o al menos ponerlo aquí para fingir que no estoy hablando solo… La naturaleza del tema del libro la hace difícil de incluir en una conversación que no sea de la revolución mexicana.

¿Historia, entonces? Así es, me temo. Hace ya un año dejé las novelas atrás, vendiéndolas todas en un bazar organizado por una feria anual del libro. Una gran mayoría se fue en manos de gente queriendo iniciarse en la lectura, lo cual es bueno, y otras queriendo buscar conocimiento, lo cual es mejor. Justifico esta acción con algo que sonará un poco arrogante, pero que es la verdad. Considero que dejé atrás las novelas, porque, viendo pasar el tiempo, observé que las novelas eran un impedimento para desarrollar mi verdadera vocación: la filosofía. Así que a partir de ese momento decidí leer (aunque, confieso, he avanzado poco) solamente libros relacionados.

Hace unos días fue la FIL (Feria Internacional del Libro) en Guadalajara, México. Mi papá fue y regresó cargado de unos cuantos libros (algunas decenas de kilos queda mejor). De tantos que inician a la filosofía, el primero que me llama la atención resulta ser de historia ¡De historia! El título México Bárbaro atrapó mi atención en cuanto lo vi, además de otra pequeña peculiaridad, está escrita por un ciudadano estadounidense, llamado John Kenneth Turner.

¿Por qué un americano escribiría una crónica sobre México? El libro se ubica en el inicio de la época de la Revolución Mexicana (1910-11), y es relatado en primera persona por el periodista (originalmente los capítulos iban a ser publicados como artículos en una revista de época), que dice haber vivido todo lo que allí se cuenta.

Al leer los primeros capítulos, el libro me atrapó. No había leído nada más crudo… y, de forma increíble para mi, el autor sugería fuertemente que lo que ahí se plasmaba era la realidad. Los primeros capítulos, también, respondieron a mi pregunta del párrafo anterior. Nadie que no hubiera sido extranjero hubiera podido jamás capturar los verdaderos sucesos en México durante la dictadura de Porfirio Díaz.

México Bárbaro es una crónica que cuenta la revolución desde otro punto de vista. ¿Algún compatriota por aquí? Si sí, deberá sentirse identificado conmigo, en cuanto a estar hasta el tope (primaria, secundaria, incluso preparatoria) de historia de nuestro país. Este libro cuenta las cosas desde un ángulo distinto, el ángulo del pueblo, lo que le da una frescura a la historia que es bastante atrayente.

Este libro es una obra de sangre, esclavitud, lágrimas y subordinación. Es una historia de muerte, dolor y robos. Es lo que el gringo consideraba el “sentir” del pueblo mexicano.

Si en esta obra hay alguna falla, es la falta de fuentes confiables. Carece de algún soporte, además de su juramento (bajo su propia experiencia) y las citas a entrevistas o reportes policiacos NO referenciados. Es imposible en estos puntos conservar la objetividad. Si hemos de creer al autor, el escenario es demasiado cruel para mantener una compostura.

Mi propósito al contarles sobre este libro (y progresivamente sobre algunos otros) es alentarlos a la lectura de obras culturales importantes. Esto no es tanto una reseña, es más bien una invitación a la verdadera lectura. Una lectura más allá de los límites intelectuales de las novelas no cultas.

(Sí, eso significa que la calificación es innecesaria. Por mi, todos estos libros tendrían 10/10).

Sin más que decir, leeré mi próximo libro, que tengo varios, muchísimos en la agenda.

Dios los bendiga

Atte.

L´examinateur

 

The Maze Runner: Correr o Morir Jueves, Jun 13 2013 

¡Por fin! Ya salí de las responsabilidades escolares y entré en las vacaciones. Es increíble como disfruta uno la falta de responsabilidades… Pero, reconozco, en cierto punto se vuelve aburrido. A mi siempre me pasa. Bueno, por fin puedo hablarles de este libro (que forma parte de una saga de 3) al que admiro por ser uno de los thriller más atrapantes de la actualidad. Desde el principio, la historia rica en suspenso se vuelve una trampa, de la que no puedes salir, mientras te vas adentrando en la trama. Salió recientemente en México el nuevo libro de esta saga, “El Virus Letal”, que es una “precuela” de la serie. No puedo esperar el momento para completar la colección. Por mientras…

images

Autor: James Dashner

Contraportada (fragmento):

Al despertar dentro de un oscuro elevador en movimiento, lo unico que Thomas logra recordar es su nombre, No sabe quién es. Tampoco hacia dónde va. Pero no está solo: cuando la caja llega a su destino, las puertas se abren y se ve reodeado por un grupo de jóvenes. “Bienvenido al área, novato”…

(…)

Un hecho altera de forma radical la rutina del lugar: llega una chica, la primera enviada al Área. Y más sorprendente todavía es el mensaje que trae.

Thomas será más importante de lo que imagina. Pero para eso deberá descubrir los sombríos secretos guardados en su mente. Por alguna razón, sabe que para lograrlo debe correr. Correr será la clave. O morirá.

Reseña:

Me cansé de escribir qué es lo que me parece bien y qué es lo que me parece mal de los libros, en la forma en la que lo hacía. Ya había pensado desde hace mucho que, habiendo libros tan buenos como éste y otros, era fastidioso estar buscándole cosas que criticar al libro. Sinceramente creo que es injusto para los creadores de tan maravillosas obras. Ya había dicho yo que se debe hacer justicia a los escritores. Pues me haré caso (lo cual es difícil, lo más fácil es ser incongruente con uno mismo).

Bueno, este libro forma parte de una de mis sagas preferidas. Tiene mucho de bueno. Para los que les encanta el suspenso , éste es el libro más indicado que puedan imaginar. Cada final de capítulo termina en una parte emocionante, lo que te lleva a tener el impulso de seguir leyendo. No tengo la menor idea de cómo se las arregló Dashner para hacer esto. Yo, en su lugar, no hubiera tenido ni la cuarta parte de imaginación.

Lo bueno de este libro, es que no pierde ese suspenso. A mí  (y a mi hermano también) nos ha pasado que  no nos cansamos de leerlo. Se ha convertido de este modo también en la saga favorita de mi hermano.

No sé si decir si tú te tragas el libro, o el libro te traga a ti. Pero la trama es muy emocionante. Uno se encarna en Thomas cuando lo atacan los penitentes, por ejemplo (los penitentes son monstruos mecánicos difíciles de describir). Eso sí, se desespera uno mientras lo está leyendo. Esto puede ser bueno o malo, dependiendo del tipo de lector. Espero que esto no impida disfrutar la lectura de tan magnífica obra.

De esta lectura, yo esperé ávidamente la segunda parte. No pude esperar, pues por el final de esta, parecía que la segunda iba a estar aún más emocionante… Pero no digo nada.

En fin, tenemos un buen libro, el mejor thriller, con muy buena trama y buen desenlace. Si pudiera darle un once, se lo daría, pero le doy un 10/10.

Gracias por leer esta reseña, que tal vez no sea tan buena por mi falta de objetividad, pero aún así espero que haya servido para recomendarles el libro.

Dioso los bendiga.

Atte.

l´examinateur

Mother 3 Domingo, May 5 2013 

De mi (no tan) breve entrada en el mundo, solo saqué un juego, de los tantos que probé  que realmente me impresionó. Este juego, llamado Mother 3 (O por algunos, referido como Earthbound 2), lo conocí en mis tantas partidas al famoso juego Super Smash Bros. Brawl, del Wii.

Creador: Shigesato Itoi

Historia:
Este juego, como los otros de su serie, tiene como protagonista principal un niño llamado Lucas, que tiene poderes PSI (psíquicos), aunque no puede utilizarlos desde el inicio. Sin embargo, no empieza con el punto principal de la historia (como los otros de esta saga), sino con un prólogo de 3 capítulos que cuentan la historia de lo que pasó para que Tazmily, el pueblito donde vive, se convirtiera en una ciudad invadida por los Pigmasks, enemigos sirvientes del principal adversario: Porky. 3 años después del ultimo capítulo, empieza la verdadera historia, que incluye a Lucas como personaje utilizable (Además de 3 acompañantes: Duster, un ladrón, Kumatora, una princesa, y Boney, la mascota de Lucas. Aclaro que Duster y Kumatora en algún punto se separan del juego y tienen que reencontrarse con ellos). Después de jalar algunas agujas mágicas (necesarias para despertar un poder inmenso durmiente en el interior de la tierra) custodiadas por seres llamados Magypsies, se encuentran con el adversario final… en una de las conclusiones más tristes de la historia de los videojuegos. El verdadero final queda a juicio del jugador.

Reseña:

A pesar de ser lanzado en el 2006 (después de muchos retrasos), Mother 3 se ha convertido en un verdadero clásico y juego de culto. Sus puntos positivos son muchos. Lamento en serio que Shigesato se negara a intentar realizar “Mother 4”. Supongo que lo desanimó la dura experiencia con este juego. Vamos a analizar esos puntos.

Lo bueno:

Este juego guarda muchas sorpresas en su interior. A pesar de que el escenario no es tan abierto como en los otros juegos (en los otros títulos podías irte a otro pueblo si deseabas, y este está limitado por el tema del capítulo), es lo suficientemente abierto como para encontrarte varios retos, con la suficiente dificultad para mantenerte entretenido por algo de tiempo. Reconozco que, de no ser porque tengo límites con la computadora, me hubiera zampado el juego en un solo día. Me gustó que dejara el espíritu original del juego intacto, incluidos los gráficos (pues este juego fue planeado para ser el primero en 3D de la serie y por las dificultades terminó saliendo en 2D).

Como todo buen juego, este sabe hacer amar al protagonista, pero no tanto odiar al enemigo, sino sentir lástima por él y darle explicación (más no justificación) a sus acciones. El final (y algunos detalles en el transcurso del juego) lo toman por la espalda a uno, sin esperárselo. Como recomendación, es importante no adelantarse por medio de vídeos a estas partes, pues le resta emoción y sorpresa, fundamentales para el interés es el juego.

El modo de combate del juego no es directo (es decir, no está atacando realmente), sino que los ataques son una animación que quitan cierta parte de la vida y pueden bajar o subir el status del jugador, agregándole un poco de estrategia. De esta manera, solo se puede salir al paso combinando todos los modos de ataque que hay y viendo las debilidades del enemigo para usarlas de manera más eficiente. Esto me gusta, pues le quita violencia y le agrega uso de inteligencia al juego.

Y aunque detesto, como saben, encontrarle cosas negativas a lo bueno, supongo que aquí van.

Lo malo:

Este fue un juego realmente bueno. Sin embargo, creo que su lanzamiento fue poco esperado para lo que se merece. Sus principales fallas radican en que (quizás) fue un poco apresurado. Sin embargo, no tiene en el gameplay, excepto que algunas partes fueron confusas. Pero, bien dicen, “los buenos juegos dejan misterios sin resolver”. Supongo que aplica en este.

Otra cosa, es que solo fue lanzado en Japón, sin haber incursionado en el mercado americano ni europeo, perdiéndonos (hasta 2 años después, gracias a las traducciones de los fans) de este increíble título.

Resumiendo, este fue uno de los mejores juegos RPG de la década, en sus pocos años de lanzamiento puede ser llamado un verdadero clásico. Tiene poquísimas fallas en el gameplay y su principal desventaja es que no hay versión original para América.  Un juego de culto que recomiendo jugar, si no por la historia y lo que implica, por ver el final. Actualmente, a pesar de que Shigesato Itoi se ha negado a desarrollar un Mother 4, los fans están desarrollando uno para descarga gratis. Le doy un 10/10. Aplausos a Itoi.

Gracias por leer esta reseña. Esta es mi primera de algún videojuego. Si quieren que siga haciendo de videojuegos, o  si creen que no vale la pena, por favor participen en esta encuesta:

Dios los bendiga.

Atte.

l´examinateur

 

Leer es comprender. Jueves, May 2 2013 

Algunos libros son probados, otros devorados, poquísimos masticados y digeridos.
Sir Francis Bacon.

Acabo de leer esta frase, y siento que Francis Bacon tiene mucha verdad. Si uno lee actualmente y lo hace por obligación, no disfruta la lectura. Siente que sus magníficas palabras, retrato del autor, son un yugo pesado o unas enormes cadenas que le impiden avanzar y hacer cosas más interesantes (y… ¿Qué cosa más interesante puede haber que saber si al final X mata a Y, o como acaba el Quijote, o si Sherlock Holmes resuelve el caso?).

Cuando se tiene una lectura, debe tratársela como una mujer (por favor, no me refiero a TODAS, sino que hablo en mi poca experiencia con ellas). Tratar de comprenderla, a pesar de que no tenga sentido alguno. Sentir afecto hacia ella e interesarse por lo que contiene. Y seguirla hasta el final, hasta su muerte, para revivirlo luego con el pensamiento

Leer es un acto maravilloso del intelecto. Es un ejercicio vital para su crecimiento el ver “por qué” de la trama. Deshilar la telaraña que supone la complejidad de la lectura. Inmortalizar al autor en nuestras mentes, por su legado.

Tenemos que ponerle más atención a una lectura. Leer un libro no es una acción solamente, es un acto de comprensión de la vida misma. Y, si se logra, el resultado es hermoso e influye en nuestras vidas, no como algo muerto, sino como algo que nos guía.

Dios los bendiga.

Atte.

l`examinateur

Redención (pero NO por no publicar). Domingo, Abr 28 2013 

Estos últimos meses, a pesar de todos mis esfuerzos por impedirlo (que a decir verdad, no fueron muy grandes), dejé que el mundo me absorbiera. Pasé todo aquel tiempo deseando escribir, pero sin ninguna motivación (según yo) para hacerlo. Al parecer, olvidé que el crecimiento intelectual es una de las cosas más importantes en esta vida… sin contar, al menos en mi caso, la fe, que tampoco quedó totalmente inmune al proceso.

Y, entre todo, apenas sentí que el tiempo pasó. Tal vez, porque me cuesta concentrarme en una cosa por algo de tiempo, menos del que antes podía. El resultado es confusión, al escribir de nuevo en lo que sé que son meses, pero en lo que siento que son días.

Para el que lee esto, no son días. Dudo mucho que semanas. Tal vez ni siquiera esperen un nuevo post. Para colmo, no fue nada productivo lo que realicé en todo este tiempo. Ni me benefició a mí, ni a nadie. Y fui de mal en peor…

Y ya sé que este post parece, más que un brillante golpe de ingenio o un regreso espectacular de artista de los 80´s, una confesión a un sacerdote. Pero es el inicio de una (si no me dejo engullir de nuevo, lo cual es probable, porque el mundo es parecido a una droga) nueva época. No sé si estaré hablando solo los siguientes días, pero Dios mediante, lo seguiré haciendo.

Gracias.

Dios los bendiga.

Atte.

l´examinateur 

PD: Incluso olvidé como poner l´examinateur…

Página siguiente »